Dietas, Vida Saludable

Dieta del Genotipo, educa tus genes y baja de peso

¿Tus dietas siguen sin funcionar? Si todos somos diferentes, ¿por qué  hacemos las mismas dietas? 

 
La nutricionista María Paz Vélez nos cuenta cómo la Dieta del Genotipo (es decir, basada en nuestros genes) puede ayudarnos a evitar el “efecto rebote”, alimentándonos de forma que potenciemos nuestro organismo.
La Dieta del Genotipo propone que existe una directa relación entre los alimentos y la carga hereditaria de la persona ¡Te contamos todo lo que necesitas saber!
 
1.- Sobre la dieta del genotipo, ¿cualquier persona puede realizarla? ¿En qué consiste?
La dieta del Genotipo surge a través de análisis estadísticos sobre cómo los genes, trastornos y rasgos físicos se han manifestado con determinada tendencia y distribución en la población. El genotipo sirve como estrategia de supervivencia creada por nuestros genes y nuestras células en respuesta a nuestro medio ambiente prenatal.
Mediante la alimentación basada en la estimación de tu genotipo, que considera tu grupo sanguíneo, características físicas (fenotipo) y patologías asociadas tanto personales como familiares tenemos la capacidad de aumentar el volumen de los genes en buen estado y silenciar aquellos que no estén en óptimas condiciones, mejorando notablemente el potencial de salud y bienestar.
Uno de los pilares de este plan alimentario está basado en la nutrigenómica; ésta implica entender cómo los componentes de la dieta afectan la expresión de los genes, es decir, qué genes son inducidos y cuales son reprimidos frente un determinado nutriente. Se ven involucrados en este proceso macronutrientes como carbohidratos y lípidos y micronutrientes como selenio, hierro y calcio.
Respecto al perfil de persona que puede o no realizar la dieta, hay evidencias de que las personas con riesgo de patologías coronarias, diabetes, hipertensión y problemas tiroideos mejoran sus parámetros bioquímicos y clínicos en general al seguir el tratamiento. Debemos siempre tener presente que toda expresión puede sufrir modificaciones según el ambiente en que se ve inserto, por lo que el manejo del estrés y deporte son pilares fundamentales del tratamiento.
 
 
Si bien los niños pueden perfectamente realizar el tratamiento sacando productos como leche y alimentos con gluten y no presentar déficit de calcio, se recomienda realizar la dieta sólo basado en su grupo sanguíneo ya que su estructura de cuerpo no está aún desarrollada en su totalidad.
En el caso de las embarazadas, al ser una dieta que induce la baja de peso y considerando que este nicho requiere mayor cantidad de energía y nutrientes, no se recomienda realizarla. Las puérperas que deseen recuperar su peso pregestacional pueden seguirla, siempre y cuando el profesional  nutricionista haya sido capacitado para la prescripción del tratamiento y haga un seguimiento responsable del paciente, siempre considerando que, al igual que la embarazada, la puérpera debe cubrir requerimientos energéticos y nutrientes que son críticos para el desarrollo del bebé.
2.- ¿De dónde surgen estas categorías del genotipo? ¿Cuál es el procedimiento para saber mi genotipo?
Antes de desarrollar el tema debemos aclarar ciertos conceptos. Genotipo se refiere a la totalidad de información genética que posee un organismo en particular, en forma de ADN y se denomina fenotipo a la expresión del genotipo en función de un determinado ambiente; aclarado esto es importante comentar que podemos estimar el genotipo mediante el grupo sanguíneo y medidas antropométricas, pero para conocer la totalidad de información que contienen nuestros cromosmas se requieren pruebas de análisis de ADN más complejas, que para el caso de la alimentación no son fundamentales de conocer. Hay ciertos genes conducentes a obesidad e hiperfagia (mucho apetito) pero si el profesional nutricionista está bien capacitado sabrá dar las herramientas para bajar la ansiedad utilizando la misma dieta, según lo que refiera el paciente.
 
 
Cada genotipo estimado presenta una propia pauta de genes predominantes y silenciosos que podemos modificar o alterar a nuestro favor, probablemente no sólo existen 6 genotipos (Cazador, Recolector, Maestro o Profesor, Explorador, Guerrero y Nómade) cada uno de nosotros tiene diferentes interacciones entre sus propios 30.000 genes y su entorno, pero por ahora el análisis estadístico del doctor creador de la dieta ha arrojado sólo seis, cada uno con debilidades y fortalezas.
Además del grupo sanguíneo para estimar el genotipo, se requieren algunas preguntas claves acerca de sensibilidad o susceptibilidad a ciertas sustancias contenidas en los alimentos, alergias, historial de salud o antecedentes familiares existentes de Alzheimer, diabetes o problemas cardiovasculares, cáncer y enfermedades autoinmunes como lupus, artritis reumatoide o esclerosis múltiple, sumado a las medidas antropométricas, como el torso y las piernas, el largo comparativo de los dedos anulares e índice, la proporción de cadera con respecto a la cintura, la forma de la cabeza, huellas digitales y el ángulo mandibular nos ayudan a obtener el historial prenatal y genético para determinar nuestro propio genotipo. Las condiciones de nuestro ambiente prenatal, como el que tuvieron nuestros padres, tienen un impacto profundo sobre nuestros genes. Podemos asumir el control de dicha herencia, potenciando la expresión de los genes positivos y silenciando aquellos negativos por medio de procesos epigenéticos como la metilación y la acetilación de histonas.
 
3.- ¿Qué beneficios tiene la dieta del genotipo en comparación con las demás? 
La Dieta del Genotipo se enfoca en la individualidad fisiológica y en la interacción de los alimentos a nivel celular, eso marcaría la diferencia de las dietas stándares que por lo general incluyen bastante gluten y lácteos, lo que en algunas ocasiones (como por ejemplo tratamientos de pre y post cirugía bariátrica o general) son necesarios, pero no siempre bien tolerados. Como comenté anteriormente nuestro tipo de sangre, es un biomarcador genético clave, determina nuestra salud, bienestar y peso óptimo a través de la alimentación adecuada.
Cabe destacar que según los metanálisis que estudian los efectos de las dietas en general para la baja de peso, concluyen que cualquier paciente que se someta a cualquier dieta bajará de peso entre 5 y 10 kilos a los 6 meses, el problema surge cuando se comienza a reganar peso desde los 6 meses en adelante por respuestas hormonales que genera el propio organismo. La dieta del genotipo, basada en un grupo sanguíneo es una forma de vida, en donde el “behavior support” (apoyo conductual) y plan de ejercicios se tornan fundamentales para la baja de peso.
 
4.- Al ser nutricionista, ¿qué consejos les darías a las mujeres que intentan partir una dieta o un estilo de vida más saludable?
Como comenté anteriormente, los metanálisis que se realizan respecto a la efectividad en términos de la baja de peso de cualquier dieta arrojan que las personas que se someten a planes de alimentación controlados bajaran en promedio 5 a 10 kilos en 6 meses, el problema surge después de éste período en que se produce un set point y mediante respuestas hormonales del organismo se estabiliza el peso y de a poco comienza la reganancia y con esto las personas comienzan a angustiarse, generan ansiedad por bajar de peso, la que, junto al stress son caldo de cultivo para aumentar la ingesta y las células grasas. Por esto, bajo mi punto de vista las mujeres que intentan realizar un nuevo plan alimentario deben acercarse a un profesional nutricionista, que no sólo le de una minuta standar, si no que reconozca sus necesidades, en la etapa de vida que está (menopausia/adolescencia, etc) y sus patologías concomitantes y emocionales para que le de apoyo conductual durante el tiempo que sea necesario para seguir la dieta y hacer verdaderos cambios en la mentalidad del paciente.

Aconsejo tratamientos paulatinos, informar al paciente (la educación es fundamental para un cambio de estilo de vida), replantear la dieta cada cierto tiempo para evitar efecto meseta prolongado, cambio de mentalidad, apoyo conductual, análisis en conjunto de la motivación y metas y sobretodo manejo del estrés y ejercicios, junto con dietas que permitan la mantención en el tiempo de las mismas. Buscar un profesional en que confíe y reconozca sus necesidades tanto inmediatas como a largo plazo, con el que se genere empatía y reconocimiento de sus logros.
by Secretos De Tendencia
-Maureen Gevaerts-

Para: www.secretosdetendencia.com
Escrito por: María Paz Vélez Galilea, Nutricionista Clínica Máster en Obesidad y Trastornos del comportamiento alimentario, Universidad Europea de Madrid.
Fono: 09-5388322. Perteneciente equipo REDNUTRICION